Motorpasión
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Hace no mucho años, elegir un coche nuevo era relativamente sencillo. La mayor complicación residía en decantarse por un coche en concreto de todos los que nos gustaran. Sin embargo, hoy elegir un coche se ha vuelto un poco más complicado, debido a la llegada de nuevas tecnologías. Antes, teníamos la gasolina y el diésel, los combustibles de toda la vida. Luego llegaron los híbridos. Además, durante los últimos años, los motores eléctricos han ganado peso en el mercado.

Por si esto fuera poco, hay otros factores que afectan mucho a la elección de un coche en estos días. El elevado índice de contaminación de las grandes ciudades y la necesidad de reducirlo al máximo han provocado que se pongan en práctica ciertas acciones que repercuten en los conductores. Una de ellas es la restricción de circulación a los coches más contaminantes. Un suceso que influye sobre la elección a la hora de comprar un coche nuevo.

Por otro lado, las marcas de coches apuestan cada día más por desarrollar modelos con bajos niveles de emisiones, para contribuir a esa reducción de la contaminación. Al mismo tiempo, desarrollan tecnologías como la microhibridación, que contribuye a reducir los consumos en determinados motores. Por tanto, el usuario se encuentra ante una situación en la cual seguramente no se encontró cuando se compró su primer coche. La pregunta sigue siendo la misma: «¿Qué coche me compro?» Pero ahora deberíamos añadir otra más: «¿Qué tipo de motor necesito?».

¿Gasolina o diésel? La elección de toda la vida

Por lo general, quien se compra un coche sigue basando su elección en las mismas opciones de toda la vida. No en balde, hablamos de tecnologías que incluso ahora, con más de 130 años de historia, siguen evolucionando día tras día. Sin embargo, hay opciones que interesan en unas ocasiones y elecciones que interesan en otras. Así, empezamos por las clásicas: el motor de gasolina o el motor diésel. ¿Sabemos si realmente nos interesan estos propulsores?

No será la primera vez que vemos esta pregunta, pero vamos a intentar dar algunas pistas adicionales a todo lo que ya sabemos. ¿En qué ocasiones interesa más elegir un motor de gasolina o un diésel?

Los propulsores de gasolina han sido los dominantes del mercado durante décadas, hasta que el diésel se hizo dueño y señor de las calles. En ese momento, el motor de gasolina se convirtió en minoría y en la mecánica empleada por los modelos más deportivos. No obstante, junto a ellos y alguna que otra opción más para quienes no querían diésel, el motor de gasolina siempre ha sido el motor ideal para los coches urbanos. Sobre todo ahora, con los propulsores de última generación y consumos contenidos.

Los motores de gasolina, como el 1.0 T-GDi de 120 CV del nuevo Kia Ceed o el 1.4 T-GDi de 140 CV, son también una buena opción para los que hacen pocos kilómetros al año o prefieren una mecánica que les permita disfrutar los fines de semana en sus carreteras favoritas. No quiere decir que los motores diésel no lo permitan: hay propulsores de gasóleo con prestaciones muy elevadas y talante muy deportivo. Sin embargo, no hay nada como un bloque de gasolina para despertar todos los instintos de piloto que llevamos dentro.

Características:
  • DISEÑO: el compacto de Kia, totalmente renovado y listo para impresionar
  • TECNOLOGÍA: toda la conectividad, asistencia al conductor y confort que necesitas
  • EFICIENCIA: elige entre una selección de motores gasolina o diésel Euro 6d TEMP

Por otro lado, los motores diésel como el 1.6 CRDi de Kia, que han sido los favoritos de toda Europa durante los últimos 20 años, mantienen el interés por muchos factores que se deben considerar. Por ejemplo, si se realizan muchos kilómetros por carretera, la mejor opción es el diésel. No hay nada que pueda igualar sus consumos en carretera actualmente y eso los convierte en los motores perfectos para los usuarios que realizan muchos desplazamientos a lo largo del año.

También puede ser interesante un diésel si trabajamos lejos de casa y nos gusta el dinamismo por autopista o por cualquier carretera. No importa el ritmo, un diésel siempre tendrá mejores consumos que un gasolina. Además, estos motores emiten menos CO2 que los de gasolina y apenas un 0,2% más de NOx gracias a los filtros de partículas y el AdBlue.

Y si prefiero energías alternativas, ¿compro un híbrido o un eléctrico?

Estos tradicionales motores se han visto acorralados por la llegada de las nuevas energías. Primero fueron los motores híbridos, una tecnología que combinaba el propulsor de gasolina de siempre con un bloque eléctrico que le asistía en ciertas circunstancias y ayudaba a rebajar consumos. Al principio fueron motores para minorías, pero al final se han destapado como una opción muy interesante y muchos fabricantes han puesto en circulación sus propias propuestas, creando una buena oferta en el mercado donde elegir.

Así, poco a poco, los motores híbridos son actualmente una de las mejores opciones para los conductores que hacen muchos kilómetros en ciudad. El hecho de poder circular algunos kilómetros con el motor eléctrico, sin gastar gasolina, es una de sus mejores bazas.

Eso sí, a la hora de elegir, ¿es mejor un híbrido convencional o un híbrido enchufable? Aquí tenemos que valorar otras cuestiones. Para quienes vivan en el centro de Madrid o Barcelona, un híbrido enchufable es la mejor elección, pero es necesario tener una toma de corriente cerca para recargar sus baterías y explotar sus beneficios. En caso contrario, o de hacer kilómetros ‘mixtos’, tanto por ciudad como por carretera, es mejor un híbrido convencional, que no es tan dependiente de posibles recargas para aprovecharse de sus ventajas.

En cuanto a los coches eléctricos, son la última tecnología en llegar. Según dicen, es el futuro del automóvil debido al potencial de sus motores, a las posibilidades de regulación gracias a la electrónica y, por supuesto, a sus niveles de contaminación, que son excepcionalmente bajos, casi nulos.

Los eléctricos son coches muy eficientes en cuanto a aprovechamiento de la energía y una gran opción si únicamente circulamos por el centro de una ciudad. En el momento en que salimos a carretera, su autonomía y los tiempos de recarga hacen de estos vehículos algo interesante para carreteras de circunvalación y desplazamientos entre localidades cercanas. Su rango de acción, el más eficiente e importante de los coches eléctricos, es el centro de las grandes ciudades, donde los recorridos no suelen pasar de 60 kilómetros diarios.

¿Has pensado en los microhíbridos?

La microhibridación es la última tendencia en el mercado de los coches eficientes. También se les conoce como ‘mild hybrid’ o ‘híbrido suave’. Es una tecnología que ayuda a reducir las emisiones y el consumo sin grandes complicaciones y perfectamente adaptable a una enorme mayoría de motores. Todos los modelos microhíbridos emplean un sistema eléctrico de 48 voltios que recupera energía en fases de deceleración y frenado. Luego la emplean para situaciones como ayudar en aceleraciones o mantener la velocidad de crucero, permitiendo desconectar el motor de combustión de vez en cuando y reducir consumos.

Kia lo llama EcoDynamics+ y, con la ayuda del sistema de arranque y parada, es capaz de reducir las emisiones de CO2 en un 15%. Lo equipan coches como el KIA Sportage y llegará a la gama del nuevo Ceed este mismo año. Como los coches híbridos convencionales, el grupo eléctrico asiste al motor de combustión cuando es necesario para bajar los consumos, que ya son de por sí muy bajos al combinarse este sistema con motores diésel. Así, se logra la reducción de emisiones de un motor híbrido convencional, con todas las ventajas en cuanto a consumos de los de gasóleo, de forma más sencilla y menos costosa que en el caso de los híbridos o los híbridos enchufables.

Esta tecnología, la microhibridación, resulta una opción casi para todo. No importa si se circula mucho por carretera o por ciudad: en carretera se tienen los beneficios del motor de combustión, mientras que en ciudad se aprovecha la energía acumulada durante los trayectos para reducir los consumos e incluso circular en modo eléctrico durante pequeños trayectos.

Imágenes | KiaPxhere