Motorpasión
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Manejar un vehículo hoy día se ha convertido en algo cotidiano. Miles de personas cogen el coche para realizar sus desplazamientos, ya sea ir a comprar, al trabajo y, en ocasiones, incluso para recorrer una distancia que tardarían cinco minutos en completar a pie. Los automóviles se han convertido en algo inherente al ser humano, tan normal como ver un árbol en medio del monte. Donde hay personas, hay coches y conducir es algo tan normal como caminar.

Sin embargo, que sea algo tan estándar conlleva sus inconvenientes. Llega un momento en que no se le presta la atención que requiere. Al volante, la costumbre también acarrea problemas con consecuencias que pueden ser muy graves.

El automóvil ha influido mucho en la sociedad, ha moldeado las ciudades e incluso es origen de algunos trastornos como la amaxofobia, que es el miedo a conducir, o la llamada hipnosis de la carretera o ‘fiebre de la línea blanca’. La amaxofobia tiene tratamiento para volver a conducir sin miedo. Sin embargo, la hipnosis de la carretera puede ocurrir en cualquier momento sin que nos demos cuenta y puede terminar, como poco, en un susto.

¿Qué es la hipnosis de la carretera?

Nos ha pasado a todos los conductores en alguna ocasión. Circulamos por una carretera de trazado y paisaje monótonos, de noche y sin compañía en el coche. Y, de golpe, nos damos cuenta de que conducimos ‘en modo automático’. Hemos estado manejando el vehículo sin ser conscientes de ello y ni siquiera recordamos lo que hemos hecho durante todo ese tiempo. Eso, el conducir ‘en modo automático’, es la hipnosis de la carretera. También lo llaman ‘fiebre de la línea blanca’, ya que resulta muy común que se produzca cuando se concentra la mirada en las líneas blancas de la vía (sobre todo de noche).

Este fenómeno se produce por un descenso de la actividad cerebral debido a la ausencia de estímulos. Realizamos la misma actividad sin variar en absoluto durante un tiempo determinado y nuestro cerebro ‘apaga’ ciertas funciones para economizar, por así decirlo, o se centra en otras cosas. Mientras, la parte inconsciente de nuestra mente se encarga de dirigir nuestros movimientos. Es peligroso, muy peligroso, porque reduce la capacidad de respuesta ante un imprevisto y es posible que termine en un accidente. Lo mínimo que puede ocurrir es que no sepas cómo has llegado a tu destino o que te pases y tengas que dar la vuelta porque no te has dado cuenta.

No les ocurre a todos los conductores, cada persona es un mundo y hay quien está más o menos predispuesto a sufrir este fenómeno. Pero sí que se puede afirmar que resulta muy sencillo que ocurra en determinadas circunstancias. Conducir cansado, por ejemplo, es uno de los factores que provocan la aparición de la hipnosis de la carretera. También lo son los trayectos monótonos, conducir de noche o ir sin compañía en el coche.

¿Es peligrosa la hipnosis de la carretera? ¿se puede evitar?

En principio, conducir de manera automática e inconsciente es peligroso porque no nos damos cuenta de lo que sucede. Pero hay diferentes opiniones entre los expertos. Por un lado, hay quien dice que no hay diferencia entre las reacciones en momentos de hipnosis de la carretera y otros en los que somos conscientes (una minoría). Por otro, están quienes afirman que esas reacciones son mucho más lentas que cuando conducimos plenamente conscientes y el riesgo de accidente se multiplica.

Características:
 
  • DISEÑO: el compacto de Kia, totalmente renovado y listo para impresionar
  • TECNOLOGÍA: toda la conectividad, asistencia al conductor y confort que necesitas
  • EFICIENCIA: elige entre una selección de motores gasolina o diésel Euro 6d TEMP

Para evitar que nos ‘ataque’ la hipnosis de la carretera podemos seguir pequeños pasos, rutinas que retrasarán su aparición. Una de ellas es descansar, obviamente. Es recomendable parar cada dos horas de viaje y, si circulamos de noche, es interesante incrementar estas paradas. También lo son no comer de forma abundante, realizar estiramientos durante las paradas y regular la temperatura del coche de forma adecuada. Esto quiere decir que no es necesario ir a 28 grados en el habitáculo, sino que es más aconsejable ajustar la temperatura a unos 22 grados.

Los trayectos monótonos son uno de los principales escenarios para la hipnosis de la carretera, al igual que los recorridos habituales. Cambiar las rutas de vez en cuando hace que nuestro cerebro esté más atento, al no seguir el mismo camino todos los días. Beber agua también nos ayuda a mantenernos activos.

Detección de fatiga, así ayuda Kia a evitar la hipnosis de la carretera

El avance en la electrónica de los coches modernos ha permitido que los fabricantes puedan reducir los accidentes o, al menos, limitar sus consecuencias. Entre los muchos sistemas que se han desarrollado destaca el detector de fatiga. Se trata de una función equipada en el nuevo Kia Ceed y que, entre otras cosas, evita la aparición de la hipnosis de la carretera mediante la monitorización del conductor.

La fatiga al volante es una de las principales causas de accidentes de tráfico porque provoca que bajemos la atención. Además, conducir cansado provoca reacciones más lentas. El problema es que muchas veces no somos conscientes de nuestra falta de atención ni de nuestra conducta errática. Para evitar estas situaciones, el sistema de detección de fatiga es una función realmente útil. Aunque se trata de una tecnología moderna ligada a la electrónica del automóvil, hay documentos que sitúan la aparición de los primeros dispositivos para detectar cansancio al volante en los años 20 del siglo pasado.

En los coches modernos, como el nuevo Kia Ceed, existe una serie de dispositivos que reconocen nuestra conducta y saben en todo momento si estamos cansados. Por ejemplo, mediante el asistente de mantenimiento de carril, el coche sabe si corregimos en exceso la trayectoria o si seguimos el camino correctamente. El sistema también analiza nuestra conducta con el volante a través de unos sensores en la dirección que le permiten aprender nuestros hábitos y los compara con los que se realizan en cada momento. Igualmente, se emplean cámaras que pueden detectar si pisamos demasiado las líneas de la carretera sin poner los indicadores e incluso si damos alguna cabezada o nos movemos demasiado en el asiento.

Si el sistema detecta todo esto, hace saltar un aviso sonoro y un letrero en la instrumentación que nos invita a descansar. De esta forma, evitamos tener un susto por cansancio y también acabar en manos de la hipnosis de la carretera.

Imágenes | Kia